miércoles, 7 de enero de 2015

Más allá de Los Lagos

¡Hola a todos!

Primero de todo, aprovecho para desearos un feliz 2015 a tod@s mis lector@s :)

Hace mucho que no hay movimiento en el blog, pero hoy os traigo una noticia que espero que os alegre. ¡Habrá una nueva entrega de "La Saga de Los Lagos"! No ha sido fácil decidirme, tenía la idea rondándome pero muchos sabéis que estoy inmersa en una nueva serie a la que aún le faltan dos libros por publicar. Sin embargo, esta saga me ha dado muchas alegrías, todavía hay lectores que se animan a abrir sus páginas y que se enamoran de sus personajes, que me dicen con sus mensajes lo mucho que les ha gustado la historia y que se quedan con ganas de más. Yo también me quedé con una espinita porque hay personajes a los que les quedaron cosas por decir, de los que podemos saber aún más, y ¿quién soy yo para impedirles contar su historia?

Así que hoy os presento el que sería el inicio de esta nueva entrega, en bruto, eso sí, pero este será el rumbo que tomará. Solo os adelanto que habrá mucho de Agatha y Jordan. Sabéis que los personajes de esta saga siempre han tenido su importancia, su papel más o menos decisivo, pero, en esta ocasión, esta pareja destacará. ¿Por qué? Pues porque, según vosotras, os encantan, igual que a mí, y para el rumbo que va a tomar la trama, ellos son los más adecuados. Muchas me habéis dicho en más de una ocasión que lo que le sucedió a Gabrielle con Sybill habría sido completamente distinto si en lugar de ella hubiese sido Agatha... Pues, por ese mismo motivo, para esta trama necesito a un guerrero como Jordan y una mujer con arrojo como Agatha...

Y hasta ahí puedo leer ;). Sin enrollarme más, aquí os dejo el que será el prefacio en el que aparecen viejos conocidos (sin duda los recordaréis si habéis leído toda la saga) y algún personaje nuevo que dejará huella.

Un beso a todos y ojalá me dejeis vuestros comentarios diciéndome qué os parece. La trama ya está decidida y la novela en proceso de escritura, pero me encantaría saber si es buena idea la de ofreceros una entrega más de esta saga. ¡¡¡Hasta pronto!!!


-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Prefacio

 

Se sentía como un león enjaulado entre aquellas cuatro paredes; las viviendas de sus criados eran más grandes que aquella Casa Señorial. Aunque, pensándolo bien, el sitio era lo de menos. Estaba ansioso, impaciente, se sentía a punto de perder el control, y jamás se había permitido hacerlo. Pero llevaba casi treinta años esperando a tener una oportunidad como esa.
Tampoco le gustaba aquel clima, era mucho más seco que el de su imperio, al otro lado del Mar Istook, y las contadas ocasiones en las que cruzó aquel mar, nunca resultaron experiencias satisfactorias, especialmente una de ellas.

Era incomprensible que, aun después de tantos años, aquella inquina siguiera fresca y ponzoñosa, aunque debía reconocer que se había mantenido durante mucho tiempo aletargada. Levantar un gran imperio no era tarea fácil y decidió emplear todas sus energías, invertir todos sus esfuerzos, sin desviarse del camino que lo cubriría de poder. Recibió el testigo de manos de su padre al morir, quien dispuso unos buenos cimientos para expandir sus dominios, y él concluyó su obra, aunque no obtuvo toda la recompensa que esperaba, que creía merecer.

Mientras su padre aún vivía, le acicateó para que cruzara hacia el norte aquel mar inmenso como el infinito para que conociera aquellas lejanas tierras al otro lado; si quería gobernar, dominar el imperio, debía saber cuál era la magnitud del mundo, su objetivo final.

Se encaprichó de ella en cuanto la vio. Le llamó la atención aquella tierra salpicada de lagos, como si centenares de estrellas hubieran caído en una noche de luna y el sol las hubiera derretido al amanecer. Aunque la estrella más bella de todas, era ella: Gladys.

Siendo un príncipe extranjero, su padre no dudó en darle hospedaje y que él aprovechó para hacer un alto en el camino y tratar de conquistar a aquella perla a la que deseó desde el primer instante en que sus ojos se posaron en ella. Le era tan fácil imaginar aquel largo cabello color miel caer sobre él mientras abrazaba su cuerpo desnudo… Y su belleza era salvaje, exudaba sensualidad con cada paso que daba, pero era tan inocente que ni cuenta se daba de ello. Él habría dado todo su imperio con tal de mostrarle la mujer que se escondía bajo su piel, descubrirla, gozarla…

Vino a saber que estaba comprometida en matrimonio con el Príncipe Trystan de Meissen, un hombre estúpido que prefirió alejarse de ella para adentrarse en los misterios de las artes curativas, en vez de desposarla y meterla en su cama en cuanto hubiera tenido la oportunidad.

Maldito Rey Sanador. Maldito el amor que Gladys le profesaba. Jamás pudo tentarla, jamás le permitió acercársele lo suficiente como para poder percibir el aroma de su piel. Y maldito su padre por no ser lo suficientemente ambicioso como para taparle la boca a su irreverente hija, de un bofetón si era necesario, y aceptar el dinero y las joyas, la alianza que él le ofrecía si se la entregaba.

Amenazó con escapar en caso de que su padre aceptara, con despeñar su cuerpo en la Forca de Deati, allí, en el mismo corazón de Meissen, para que su alma estuviera siempre cerca de Trystan. Las esmeraldas de sus ojos crepitaban de odio hacia él, mas de pasión por defender su amor por ese mequetrefe… Cuánto habría deseado ser él quien inspirara esa pasión… y, en cambio, casi provocó su muerte. Viendo que su padre vacilaba, sintiéndose acorralada, se acercó a él y le arrancó del cincho su preciosa daga de oro y diamantes.

Se pasó las manos por su oscuro cabello mientras el recuerdo se instalaba en su mente, la imagen de la afilada hoja sobre la clara piel que cubría las venas de su muñeca. Y lo habría hecho. En sus ojos pudo ver con claridad que hubiera abierto sus venas para dejar que la sangre fluyera hasta haber derramado con ella toda su vida.

Bajó la vista y contempló la empuñadura de aquella misma daga que aún colgaba de su cincho. A pesar de los años, seguía siendo igual de bella y de mortífera, un arma latente que aguardaba por aquel pecho en el que se debería hundir de forma letal: el de Trystan.

Y entonces sería suya, tal y como debería haber sido. Debería ser la dueña de un imperio, no de aquel mísero reino. Sabía que tenía un hijo y una nieta de poco más de un año… Apretó los puños; él debería ser el padre de ese hijo, el abuelo de esa niña… maldición.

Pudo averiguar que pasaba largas temporadas en Los Lagos; imaginaba que a Gladys le traería buenos recuerdos volver al lugar donde creció. Su sobrino, Nicholas, también contrajo matrimonio, con la Princesa de Asbath, y ya tenían su príncipe heredero aunque, lo más insólito de todo fue saber que el antiguo Capitán de la Guardia de aquel reino vecino no sólo había contraído nupcias con su sobrina Agatha y engendrado una hija, sino que gobernaba Asbath en nombre de Nicholas.

¿Qué demonios sucedía en aquellas tierras? El mar parecía el límite entre la sensatez y la demencia… Aquel lugar necesitaba una purga urgentemente, decidió. Mezclándose nobleza con plebeyos, rompiendo los cánones y emparentando con populacho de baja alcurnia…

Maldita sea, ¿y cuánto tiempo más debía esperar? ¿Es que esa gente no sabía que no en vano lo conocían como el Rey Tirano? Por suerte, él iba a permanecer en aquellas tierras muy poco tiempo. Su plan ya estaba en marcha, y desde lo alto de su palacio, vería a Trystan arrastrarse hasta él, humillarse ante él si no deseaba perder todo lo que amaba.

De pronto, escuchó pasos que se acercaban, así que corrió a sentarse en la butaca, sin querer mostrar ningún tipo de impaciencia, sino indiferencia. Aquella gente no sabía con quién estaba tratando, pero pronto lo harían.

―Su Majestad Imperial ―hizo la criada una profunda reverencia―, los Señores ya están reunidos en el Gran Salón.

La miró de arriba abajo. Era bonita, de atractivas curvas, pero no le servía ni como aperitivo. Lástima, le habría gustado desfogar la ira. La doncella se tensó, seguramente había visto en sus facciones las de un depredador que estaba a punto de abalanzarse sobre ella, y él rio divertido. Tal vez en otra ocasión. Se puso de pie y la criada dio un respingo, pero él le hizo un gesto con la mano para indicarle que lo condujese hacia el salón.

Todos aquellos Señores eran las manzanas podridas de Asbath, Meissen y Los Lagos, y parecían niños de pañales enrabietados porque sus soberanos les estaban dando donde más les dolía: en sus arcas. A él, todo eso le traía sin cuidado, pero necesitaba de esas manzanas dentro el cesto, las más dañinas, las que podrían pudrir todas las demás, y de las que él se podría servir para sus propios fines.

Cuando entró a aquella sala casi se le escapa una carcajada… ¿aquel cuchitril era el Gran Salón? Pero fue agradable que todos le rindieran pleitesía.

―Lord Durstan ―pronunció declarando con el desdén de su voz su gran malestar―. Temo que estoy perdiendo demasiado tiempo aquí. ¿Los términos de nuestro acuerdo van a ser siempre tan volubles?

―Por supuesto que no, Majestad Imperial ―respondió temeroso―. Pronto pasaréis a ser el dueño y soberano de estas tierras y, como súbditos vuestros que deseamos ser, nos rendimos a vos.

―Pero ¿estáis seguro de que deseáis proceder de esa forma? ―intervino otro Señor―. Deberíamos atacar directamente al Rey Nicholas, y no al Rey Trystan que no es tan poderoso…

De su boca ya no se escuchó su voz, sino el gorgoteo de la sangre que subía por su garganta, mientras una hermosa daga de brillantes se hundía en su corazón.

―¿Alguien más osa poner en duda mi proceder? ―El soberano los miró a todos con infinito desprecio―. No solo Meissen será mío, también Asbath y Los Lagos caerán a mis pies. Pero yo diré cómo y cuándo…

Ethel apenas podía moverse, aunque logró escabullirse de aquel salón. Se llevó la mano al pecho y trató de controlar la respiración. Lo había matado. Sin apenas pestañear, asesinó a uno de los Señores de Meissen. Y no iba a detenerse ahí, iba a someter a los tres reinos y dominarlos. ¿De dónde había salido ese rey sádico?

Tratando de aparentar normalidad, se secó el sudor frío que perlaba su frente con la manga de la blusa y se recompuso las ropas, incluso carraspeó para romper el nudo que se le formaba en la garganta, poniendo rumbo a una de las salidas de la servidumbre.

Se cruzó con un par de compañeras que le preguntaban adónde se dirigía con tanta premura, sobre todo en horas de trabajo y con una visita tan importante en el feudo, pero ella se limitaba a sonreír y a asegurarles que volvería rápidamente. En cuanto se alejó del señorío, echó a correr y, a pesar de que parecía que las entrañas le iban a estallar del esfuerzo, no se detuvo hasta que no llegó a casa de su prima, donde vivía desde que la echasen del castillo de Los Lagos por culpa de Sybill hacía casi dos años.

―¡Sabeline! ―gritó en cuanto abrió la puerta―. ¡Sabeline!

―¿Qué pasa? ―Se asomó su prima desde la cocina―. ¿Qué te ha sucedido? ―Se secó las manos rápidamente con un paño y fue hacia ella.

Ethel se sentó en la primera silla que encontró. Tenía la respiración entrecortada, le dolían los pulmones, tanto si tomaba aire como si lo soltaba, y tenía la garganta seca pero en llamas.

―Ethel…

Ella levantó una mano pidiéndole que aguardara, así que Sabeline aprovechó para traerle un vaso de agua y que Ethel aceptó de buena gana.

―Tengo que ir al castillo ―dijo de repente y, a pesar de esa afirmación tan escueta, su prima sabía a qué se refería.

―¿Qué? ―espetó Sabeline, cogiendo una silla y sentándose cerca de ella―. No puedes volver allí ―la reprendió―. No puedes haber olvidado cómo te echaron de aquel castillo y el porqué.

―Era una niña estúpida ―se defendió ella―. Sybill parecía tan versada en ciertos temas, y yo… ―Bajó la vista, avergonzada―. Ya han pasado dos años de eso.

―¿Y te parece suficiente tiempo como para que…?

―Debo advertirles del peligro que corren ―exclamó sin permitirle terminar.

―¿De qué peligro hablas? ―preguntó escéptica.

―Mortghar, el Rey Tirano ―Tomó aire para continuar―, quiere invadir Meissen, Asbath y Los Lagos.

―¿Es que te ha dado una insolación para soltar tal cantidad de sandeces?

―¡Lo acabo de ver asesinar a uno de los Señores venidos desde Meissen! ―casi gritó mientras se le nublaba la vista del estupor que le producía el solo recuerdo, aquella imagen―. Simplemente porque no le ha complacido su sugerencia.

Sabeline se levantó, retorciendo su delantal entre sus manos, y mirando con espanto a su prima.

―John irá al castillo ―decidió―. Cuando acudimos en busca de su clemencia fueron benevolentes y comprensivos con nosotros.

―¡No! ―sentenció Ethel en cambio―. No fui lo bastante valiente para pedirles perdón ―murmuró al tiempo que las lágrimas comenzaban a escurrirse por sus mejillas―. Tal vez no me lo habrían concedido entonces, y puede que tampoco lo hagan ahora, pero necesito serles de utilidad, aunque sea una última vez.

―¿Cuándo partirás? ―preguntó resignada.

―Ahora mismo. Y que los Dioses me permitan llegar a tiempo.

5 comentarios:

  1. Hola Juani. No sabes cuanto me alegro de que continues con esta historia,. Realmente planteas una trama en el epilogo que te pone los pelos de punta ya nada mas empezar. Me alegro que Jordan y Agatha tengan su protagonismo pero por otro lado veo que la venganza de este personaje va dirigida contra Trystan y por tanto contra Eric y Claire,. No se donde encajaran Jordan y Agatha pero estoy segura de que pronto lo sabre. Dices que hay personajes que quedaron sin contar su historia y merecen hacerlo. Pues bien para mi esos son sin duda alguna Griam y Selene, así como Francis y Anyan, por lo que espero saber también de ellos. La verdad es que me alegro que retomes lo que ya es una saga en toda regla porque creo que queda mucho que contar. Una trama impresionante la que has elegido esta vez, realmente nuestros amigos no parecen tener un poco de descanso. Yo creo que tras lo que has planteado la cosa se va a desarrollar en Meissen por lo que ya veremos como entraran Jordan, Agata y los demas personajes en ella.
    Bien cierto es que si en vez de ser Gabriel es Agatha la que se enfrenta a Sybill, otro gallo hubiera cantado ya que Agatha es mucha Agatha, una guerrera como tu muy bien has dicho,. Lo ha demostrado siempre pero mucho mas en el final de Sizigia, no digo donde para quien aun no lo haya leído.
    Celebro esta noticia y espero leerla pronto.
    Eso sí, tambien quiero saber de ese bateria que tenemos a medias lo mas pronto posible, jhajaj ya sabes.

    ResponderEliminar
  2. tengo que leerlo Juani, no he podido porque estoy con el movil y aun con fiebre convaleciente pero estoy DESEANDO leerlo, DESEANDO tener mas de mis adorados personajes de los Lagos... no te puedes imaginar lo feliz que estoy!!! Tantas tantas veces te lo he dicho ya.. que yo creo que ni yo me canso de decirlo ni tu de escucharlo.. esta saga siempre ira conmigo al igual que tus personajes.. y que nos des mas de ellos, es como si le dieras droga a un adicto.. muchas muchas gracias!! ah!!!!!!! y qué decir.!!! saber que Jordan y Agatha seran los que lleven un poco la batuta.. es algo que tenia que ser.. no es por nada, pero yo incluso en algunas ocasiones les veia a ellos mas protagonistas que Gabrielle y Nicholas..

    ResponderEliminar
  3. hola guapa,
    oh, menudo regalo de reyes, tú sí que sabes como alegrarnos el inicio del año! pero ahora estaremos todas comiéndonos las uñas hasta que nos digas que tienes las novelas de Darío y esta, listas para salir porque se nos hará eterna la espera!
    el prefacio es una preciosidad y saber que Jordan y Agatha tendrán más peso en la historia... wow, es lo más porque todas las tenemos un cariño muy especial, es que son estupendos, casi tanto como tú! oh, pero qué bien nos lo vamos a pasar con estos trabajos, será fantástico!
    feliz año nuevo y GRACIAS!! un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola mi Reina, que decirte de estas palabras tan maravillosas,es una alegría muy grande que sigas con la historia de Jordan y Agatha,pero ahora nos has dejdo con el caramelo en la boca y queremos más,la espera se nos hará eterna,¡ah! y no se me olvida que también estamos esperando la segunda parte de........... ya sabes,jajaja, un beso muy grande y a la espera de tus relatos.

    ResponderEliminar
  5. Cm siempre excepcional, nm canso de decirte q llegarás muy lejos!!! Y q stoy deseando d leerlo enteritooo!!!! Bsss preciosa p otro gran éxito q ns hara esperar una vez salga al mundo!!!!

    Pd: soy manoliiii bssss :)

    ResponderEliminar