El Universo de la Saga

Reino de Asbath




Durante siglos resistió este reino los incesantes intentos de invasión por parte del Reino de Adamón, situado justo al norte. Pero el Rey Alexandre sentía que sus fuerzas estaban a punto de extinguirse y, al ver que ni siquiera su cuñado, el Rey Richard de Breslau, estaba en posición de quebrar la fijación del Rey Balkar por aquel territorio, tomó una decisión. Le planteó una alianza a su vecino del sur, el Rey Nicholas de Los Lagos, por la cual, desposaría a su única hija, Gabrielle, a cambio de protegerla a ella y a su pueblo de los ataques del villano Rey Balkar. Ya, una vez, la tuvo en el punto de mira de sus pérfidas intenciones al tratar de secuestrarla, con el único propósito de presionarlo a entregarle su trono, y no podía dejarla desamparada. Así que, el Rey Alexandre optó por dejar su reino y su hija en manos de este joven rey cuya fama de compasivo y magnánimo lo acompañaba allá donde se escuchaba hablar de él.



Gabrielle, Reina de Los Lagos y Asbath: Sus sueños de doncella inocente se vieron truncados cuando su padre, el Rey Alexandre, le comunicó en su lecho de muerte que debía desposar al Rey Nicholas, un completo extraño para ella. Su corazón cándido y puro estaba desprotegido contra esta unión de conveniencia y que distaba tanto del amor. Pero el de Nicholas quedó prendado perdidamente del suyo, encontrando en ella a la mejor Reina que Los Hados podrían haber destinado para él, además del amor de su vida.


Jordan, antiguo Capitán de la Guardia de Asbath, Marqués de Asbath y Virrey de Los Lagos: Tras un intento fallido por parte de Balkar de secuestrar a Gabrielle y en el que él casi pierde la vida, decidió convertirse en el guardia personal de la Princesa, siguiéndola así en su viaje a Los Lagos, donde debía contraer matrimonio con el Rey Nicholas. Al conocer a su hermana, la bella Princesa Agatha, tuvo que olvidar todas las reglas y normas establecidas y que él seguía y respetaba como buen guerrero que era, para rendirse al amor de la que poco tiempo después se convirtió en su esposa.

Francis: Capitán de la Guardia de Asbath. Durante la época que Jordan se ocupó de la protección de la aún entonces Princesa Gabrielle, él se encargó de capitanear la Guardia, siendo su nombramiento oficial y definitivo cuando Jordan desposó a la Princesa Agatha y pasó a ser Marqués de Asbath.

Selene: Hermana menor de Francis y doncella en el castillo de Asbath.


Reino de Los Lagos



Cuenta la leyenda que cierta Oona hizo volcar traviesamente su cántaro y dejó caer el agua desde su elevada morada, en el corazón del Bratvah. Aquellas divinas gotas se tornaron en mágicos lagos que salpican la vasta extensión del reino. En honor a esta deidad, que algunos viajeros nocturnos aseguran haber visto disfrutando de sus cálidas aguas, y agradeciendo aquel don otorgado al convertir aquella llanura en prósperas y fructíferas tierras, el reino adoptó el nombre de Los Lagos.



Alcanzó la época de mayor esplendor con el reinado de Flavus, mas no quiso la Divina Vetsa concederle un varón heredero. Johanne fue su primogénita y Gladys, su hija menor. Temió que su reino cayese en viles manos, así que dirigió su mirada al reino vecino, Meissen. El Rey Teagan había sido afortunado al engendrar dos hijos: Trystan y Theodore, y Flavus quiso asegurarse de que sus dos hijas fueran reinas. Trystan desposó a Gladys, convirtiéndose en Reina de Meissen, y Theodore desposó a Johanne, siendo así los nuevos reyes de Los Lagos tras su muerte. De su unión nacieron sus dos hijos, mellizos, una niña y un niño.


Agatha, Princesa de Los Lagos, Marquesa de Asbath: Ella fue la que nació primero, quien debería haber reinado Los Lagos al fallecer su padre. Pero el reino quedó maltrecho tras el mandato de su progenitor, por lo que cedió la corona a su hermano Nicholas, convencida de su capacidad para volver a alzarlo y devolverlo a sus tiempos de prosperidad. Aún así, se vanagloriaba de su posición, de su alcurnia, empero quedando reducido a cenizas su orgullo y el pundonor de su cuna al enamorarse irremediablemente de Jordan, el antiguo Capitán de la Guardia de Asbath.


Nicholas, Rey de Los Lagos y Asbath: Con solo veinte años fue coronado Rey de Los Lagos, tras la triste muerte de su padre. Considerado un rey benevolente y justo con su pueblo, también demostró sus dotes de guerrero y estratega cuando sus vecinos más al Sur, los Reinos de Almhim y Sephos, se aliaron para tratar de invadir Los Lagos. Su triunfo prevalece en la memoria de todos, reconociéndolo como un rey poderoso. Y así lo creyó el difunto Rey Alexandre de Asbath quien, antes de morir, dejó en sus manos su reino y la seguridad de sus ciudadanos al pactar su matrimonio con su única hija, Gabrielle. Un matrimonio de conveniencia que derivó en el más profundo amor.

Nigel: Capitán de la Guardia de Los Lagos.

Erin: Doncella en el castillo de Los Lagos, suele encargarse de la cocina. Está comprometida con Nigel.

Bruc: Miembro de la Guardia de Los Lagos.

Ivette: Doncella en el castillo de Los Lagos. Ayudó a la Princesa Claire a instaurar una escuela en el castillo. Bruc y Ivette están enamorados.



Reino de Adamón




Reino erigido al sur de las Tierras Altas, no tiene grandes territorios que cultivar. Su riqueza se basó durante mucho tiempo en los asaltos a los viajeros que cruzaban el Paso de Teschen, y expolios a otros reinos situados al norte de la escarpada cordillera. Porque la Fortaleza Roja, una vez invadida por un clan de reyes crueles y despiadados siglos atrás, solo ha albergado soberanos sedientos de sangre y poder.

Rey Balkar de Adamón: Al contrario de toda lógica, este soberano jamás tuvo sus expectativas puestas en dejar un heredero que continuase con su legado. Muerto él, ¿qué le importaba lo que dejara atrás? Jamás consintió que las mujeres de las que gozaba engendrasen un hijo suyo. Sus miras estaban fijas en disfrutar de riquezas y placeres mientras viviera.


Hrodgar, mano derecha del rey: Su espíritu sanguinario y déspota estuvo siempre muy en consonancia con los deseos de su rey, y que él siempre cumplía gustosamente. Sin embargo, la fijación de Balkar por invadir el Reino de Asbath llevará al soberano a la muerte y casi lo arrastra con él.

Moira, la Hechicera: El sexo ocasional era su único nexo de unión con Hrodgar, y a ambos les complacía el trato. Aunque su relación cambió cuando Moira utilizó todo su conocimiento y sus poderes para alejarlo del Inframundo. Hrodgar podría jurar y perjurar que solo la necesitaba para llevar a cabo su venganza, pero sus cuerpos siempre dirían lo contrario.


Reino de Meissen




Este reino está vinculado al de Los Lagos por un doble lazo de sangre. Por ello, no es extraño que lo Reyes Trystan y Gladys pasen la temporada estival allí.

Rey Trystan de Meissen: Llamado también el rey Sanador por su amor y conocimientos acerca de las Artes Curativas. Sus habilidades lo llevaron años atrás al Reino de Breslau, ayudando a erradicar un brote de escarlatina que a punto estuvo de diezmar la población. Sin embargo, el Rey Richard siempre le quedó agradecido, mas la imponente barrera que suponen los Montes Gaynor les impidió profundizar en su trato. Aunque adora a Nicholas y Agatha por el simple hecho de ser sus sobrinos, siempre quiso mantenerse cerca de ellos por un profundo sentimiento de culpa que jamás le abandonó al no poder salvar de las garras de Deati a los padres de los jóvenes: el Rey Theodore, su hermano menor y a su esposa, Johanne, hermana de Gladys. Sin embargo, Gladys siempre fue su apoyo, incluso antes de ser esposos, y el amor que compartían prevaleció sobre todo lo demás.

Reina Gladys de Meissen: Su matrimonio con Trystan estuvo pactado desde su cuna, pero, tal vez predispuesta al saber que se convertiría en su esposo, era todavía una jovencita cuando se enamoró de aquel príncipe tan inteligente y atento, como apuesto. Fue una dura prueba para su amor cuando Trystan decidió retirarse a los Montes Gaynor en busca de la sabiduría sobre las Artes Curativas, pero sus sentimientos eran lo suficientemente fuertes como para superar todos los embates que les había lanzado la vida.

Príncipe Erick de Meissen: Único hijo de Trystan y Gladys, siempre sintió a Nicholas y Agatha como los hermanos que nunca tuvo. No duda en acompañar a sus padres en sus visitas al Reino de Los Lagos y disfrutar así de su compañía y de los deliciosos lagos y bosques de este reino. Curiosamente, este reino también le trajo la dicha de conocer a la que sería su esposa, la Princesa Claire de Breslau, aunque tuvieron que luchar para conseguir que se diera su unión.

Reino de Breslau



Situado al este de Los Picos de la Media Luna, es su cercanía a esta cadena montañosa lo que lo convierte en un territorio frío. Sus vientos invernales pueden congelar vivo a los intrépidos que osen pasar la noche a la intemperie. Mas un importante aliado le otorgarán estas montañas: los reinos que componen los Territorios Gealach, ahuyentando así a posibles enemigos como el Rey Balkar.

Rey Richard de Breslau: Cuenta con grandes amigos en los Territorios Gealach, sobre todo, Phelan de Tarsus y Lyal de Dagmar. Aunque la amistad con este último casi se ve truncada cuando Zayev, el hijo de Lyal, pretende contraer matrimonio con su hija, Claire.

Princesa Claire de Breslau y Meissen: Su decisión acerca de acompañar a su prima Gabrielle al Reino de Los Lagos para reunirse con su futuro esposo, cambió su destino para siempre al conocer al primo del Rey Nicholas, el Príncipe Erick.


Territorios Gealach





Varios son los reinos que conforman estos territorios de ancestrales y arraigadas tradiciones, situados al oeste de Los Picos de la Media Luna. La envergadura de este sistema montañoso crea una barrera física que pocas veces atraviesan. El culto a la Luna y a las deidades asociadas con esta, rige las creencias de sus gentes y une todos estos reinos bajo un mismo emblema, aunque cada territorio tiene su propio soberano.

Rey Lyal de Dagmar: Su linaje se remonta a los Primeros Guerreros Gealach. Gran amigo de Phelan de Tarsus y su vecino al otro lado de las montañas, el Rey Richard de Breslau.

Príncipe Zayev, heredero de Dagmar: Sus malas artes al tratar de desposar a Claire de Breslau contra su voluntad, casi crean un conflicto con los reinos más allá de Los Picos de la Media Luna.

Rey Phelan de Tarsus: Gran amigo de los Reyes Lyal y Richard. Su reino, junto con el de Mhoën, controla el borde sur del Paso de Teschen.

Princesa Ylva de Tarsus: Toda la vida ha estado enamorada del Príncipe Zayev, en secreto. El desacierto del joven al intentar casarse con Claire, hizo que hallase en Ylva lo que siempre había deseado encontrar en su compañera.

Príncipe Cailen, heredero de Tarsus: Amigo íntimo de Zayev. Tras los esponsales de Zayev y su hermana, decide viajar con ellos a Los Lagos. Allí conoce a la Princesa Adrianne de Gunnar.



Reino de Gunnar



A pesar de la lejanía de ambos reinos, Gunnar y Meissen, justo al norte, siempre han sido reinos hermanados. Este reino a orillas del Mar de Istook, posee una de las más importantes ciudadelas-puerto, sirviendo de vínculo con los reinos al otro lado de dicho mar.

Rey Josiah de Gunnar: este rey vive abatido por la muerte de su esposa y una de sus hijas, lo que implica que no sea del todo consciente de lo que ocurre en realidad a su alrededor y que puede llevar al borde del abismo a su pueblo.

Princesa Adrianne de Gunnar: caracterizada por la vanidad propia que da la certeza de la propia belleza, esta princesa vivía encaprichada de Erick de Meissen al confundir su caballerosidad con interés hacia ella. Aunque este enamoramiento no resultó ser tal al saber del matrimonio del Príncipe Erick con la Princesa Claire y del que apenas le supuso esfuerzo sobreponerse. Sin embargo, su corazón no respondió de igual modo al conocer al Príncipe Cailen de Tarsus.

Reino de Häe




Nunca han cruzado los tres Reyes de Häe las murallas de este lejano reino. Además, los Antiguos Hombres se encargaron de levantar perniciosas supersticiones y mitos que alejasen así de sus muros a posibles vecinos curiosos, ya que sus costumbres y ritos podrían resultar censurables a los ojos del resto. El Sol es su dios, y su forma de adoración es a través de sacrificios humanos, de doncellas vírgenes. En dicho ritual, los tres soberanos beben la sangre de La Ofrecida para que el Divino Sol se alimente a través de ellos. Temerosos de la Profecía del Fin de los Días, ven como una amenaza a Ilsïk, el primogénito de Nicholas y Gabrielle, el Hijo de la Sizigia, según ellos.

Rey Günes de Häe: Es llamado Rey del Atardecer al ser el más longevo de los tres. Representa al Sol en su etapa del ocaso.

Rey Quyosh de Häe: También llamado Rey del Mediodía por representar al Sol en su cénit. Es el más carismático y poderoso de los tres.

Rey Korw de Häe: Nieto de Günes, hijo de Quyosh: Es el Rey del Amanecer por representar al Sol en su primera etapa. Será él quien engendre al próximo Rey de Häe, y que ocupará su trono correspondiente tras la muerte de Günes.

Lady Anyan de Häe: Es La Elegida. Se escudará en su misteriosa misión para no sucumbir al amor del Capitán Francis.

Lord Griän de Häe: Hermano de Lady Anyan y su Preceptor. Arrogante y de fuerte personalidad, siempre ha sido un ejemplo, un fiel seguidor de las costumbres Häe. Sin embargo, conocer a Selene desestabilizará su sosegada y predefinida vida.

Lady Araw de Häe: Dama de la Corte Häe. Cuenta con la deferencia de los soberanos al formar parte de los ritos Häe.

Lord Antü y Lord Cam de Häe: Amigos de Griän, a quien admiran por la importancia del joven en el Reino dado su papel de Preceptor de Anyan. Ambos forman parte de los ritos Häe.



No hay comentarios:

Publicar un comentario